cloro

Cloro y audición: Cuidado este verano

El cuidado de nuestra salud auditiva es fundamental, y durante la época estival, cuando pasamos más tiempo en las piscinas, es importante estar conscientes de cómo el cloro presente en el agua puede afectar nuestro oído y nuestra audición. Desde Ototech, expertos en hipoacusia en Barcelona, explicaremos los efectos del cloro en el oído, cómo tratar los problemas relacionados y cómo prevenirlos para disfrutar de un verano sin preocupaciones.

Efectos del cloro en la salud auditiva

El cloro es un desinfectante comúnmente utilizado en las piscinas para eliminar bacterias y mantener el agua limpia y segura para los nadadores. Sin embargo, su uso excesivo puede tener efectos negativos en el oído y la audición. Cuando el cloro entra en contacto con el agua, se forma ácido hipocloroso, que puede irritar el canal auditivo externo y causar una serie de problemas.

Uno de los problemas más comunes asociados con el cloro es la otitis externa, también conocida como “oído de nadador”. Esta afección se produce cuando el canal auditivo externo se inflama debido a la exposición prolongada al agua clorada. Los síntomas de la otitis externa incluyen picor, enrojecimiento, hinchazón y dolor en el oído. En algunos casos, también puede haber secreción de líquido y pérdida auditiva temporal.

¿Qué hacer si sufrimos un problema auditivo a causa del cloro?

Si experimentas alguno de estos síntomas, es importante buscar atención médica. Un especialista en oído, nariz y garganta podrá examinar tu oído y recetar medicamentos para tratar la infección. Es fundamental evitar rascarse o introducir objetos en el oído, ya que esto puede empeorar la situación y causar daños adicionales.

Prevención de problemas auditivos por el cloro

Además del tratamiento médico, existen algunas medidas que puedes tomar para prevenir los problemas de oído relacionados con el cloro. Aquí hay algunos consejos útiles:

  • Mantén la piscina limpia y equilibrada: Si eres el propietario de una piscina, es importante mantenerla correctamente equilibrada y limpia. Esto implica mantener los niveles adecuados de cloro y pH, así como realizar un mantenimiento regular para evitar la acumulación de bacterias y productos químicos. Una piscina limpia y equilibrada reduce el riesgo de irritación y problemas en los oídos.
  • Haz uso de gorros de natación: Utilizar un gorro de natación al nadar puede ayudar a reducir la cantidad de agua que llega a tus oídos. Además, la gorra de natación también puede proteger tu cabello del cloro, evitando daños y decoloración.
  • Usa tapones para los oídos: Los tapones para los oídos pueden ayudar a evitar que el agua entre en el canal auditivo y reducir la exposición al cloro. Hay diferentes tipos de tapones disponibles en el mercado, como los de silicona o cera, que se adaptan a tus oídos y ofrecen protección adicional.
  • Evita sumergir la cabeza bajo el agua: Si eres propenso a tener problemas de oído o si ya tienes alguna afección en el oído, como perforaciones en el tímpano, es recomendable evitar sumergir completamente la cabeza bajo el agua. Mantén la cabeza erguida mientras nadas y evita que el agua entre en contacto directo con tus oídos.
  • Limita el tiempo en el agua: Pasar largos períodos de tiempo en el agua clorada puede aumentar la exposición al cloro y aumentar el riesgo de problemas en los oídos. Trata de limitar el tiempo que pasas nadando y toma descansos periódicos fuera del agua. Esto permitirá que tus oídos se recuperen y reducirá la exposición continua al cloro.
  • Seca tus oídos adecuadamente: Después de nadar, es fundamental secar tus oídos correctamente para eliminar cualquier exceso de agua. Inclina la cabeza hacia un lado y tira suavemente del lóbulo de la oreja para facilitar el drenaje del agua. Evita introducir hisopos de algodón u otros objetos en el canal auditivo, ya que esto puede empujar la humedad más profundamente y causar daños.
  • Utiliza gotas para los oídos: Existen gotas para los oídos disponibles en las farmacias que ayudan a equilibrar el pH del canal auditivo y reducir la irritación causada por el cloro. Antes y después de nadar, puedes aplicar unas gotas en tus oídos para protegerlos y mantenerlos saludables.
  • Realiza limpiezas regulares de tus oídos: Mantener tus oídos limpios es importante para prevenir la acumulación de cera y reducir el riesgo de infecciones. Sin embargo, es crucial tener precaución al limpiar los oídos, evitando introducir objetos como hisopos de algodón dentro del canal auditivo. En su lugar, puedes limpiar suavemente el área externa con una toalla o paño suave.
  • Visita a un especialista en audición: Si tienes preocupaciones persistentes acerca de tu audición o si has experimentado problemas recurrentes en los oídos relacionados con la exposición al cloro de las piscinas, es recomendable consultar a un especialista en audición. Podrá evaluar tu audición y proporcionarte orientación específica sobre cómo proteger tus oídos de manera adecuada.

Si deseas saber más o consultarnos tu caso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Dr. Martinez-Monche
Últimas entradas de Dr. Martinez-Monche (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Scroll al inicio