identificar un mareo

Aprender a identificar un mareo

Ante la sensación de perder el equilibrio podemos pensar que padecemos vértigo. Sin embargo, en muchas ocasiones, lo que se está sintiendo es la consecuencia de un mareo. La mayoría de nosotros desconocemos la diferencia entre vértigo y mareo por el simple hecho de que se pueden presentar juntos o porque nunca nadie nos lo ha explicado hasta que nos ocurre.

Los síntomas de los mareos

Para identificar un mareo, detectarlo precozmente y que puedas actuar debes saber que los síntomas del mareo abarcan diferentes sensaciones como:

  • Una especie de sensación de desvanecimiento, es decir, que sientes como si fueras a desmayarte.
  • Una sensación de que «se te va la cabeza».
  • Debilidad e inestabilidad.
  • Sientes que te desequilibras o te sientes inestable cuando estás de pie.
  • Te sientes como flotando.

Se produce habitualmente cuando estas de pie, por tanto, al sentarte o tumbarte la sensación de desmayo suele desaparecer poco a poco. En realidad, mareo, es un término popular que se utiliza para definir todos los síntomas que hemos expuesto.

¿Qué hacer si tienes mareos?

Para evitar en la medida de lo posible las consecuencias de los mareos, como caerte al suelo o desvanecerte, puedes actuar de la siguiente forma:

  • Debes evitar cambiar de forma repentina de postura, como levantarte rápido de la cama, de manera que primero debes incorporarte paulatinamente y te mantienes sentado unos instantes antes de ponerte de pie.
  • Si sufres mareos de forma habitual debes tener algo sobre lo que sostenerte, por ejemplo, un bastón. O apoyarte en una pared, sentarte en un banco o silla cercanos. Antes de caerse al suelo es preferible que te sientes.

¿Qué son los vértigos?

Los vértigos son una sensación de que todo está girando alrededor de uno mismo, y también uno mismo se siente girar. Para que se comprenda mejor, es la misma sensación que cuando te montas en un carrusel infantil: todo da vueltas alrededor y uno mismo también. Puede ir acompañado de otros síntomas como nistagmo que son como sacudidas rítmicas de los ojos, vómitos, desequilibrio o dificultad para caminar. Por supuesto, si padeces un episodio de vértigo te sentirás muy mareado, pero sería un síntoma más.

Las causas de los mareos

Es importante conocer los síntomas y las causas de un mareo para evitar posibles caídas y las consecuencias de las mismas. La causa más habitual del mareo es el déficit de flujo de sangre en el cerebro por bajada repentina de la presión arterial, aunque también se puede producir por deshidratación, ya sea por estar vomitando, por tener diarrea o por estar con fiebre.

Los medicamentos pueden ser una causa de mareo y se debe consultar al médico siempre que se sienta mareado tras tomar un fármaco. Existe, además, el mareo ortostático que se produce cuando una persona se levanta demasiado rápido de la cama por lo que el flujo sanguíneo no llega al cerebro. Este tipo de mareo es más común en las personas de avanzada edad. El mareo también se puede manifestar ante enfermedades como la gripe, tener hipoglucemia o estar con síntomas de alergia.

Por último, existe un tipo de mareo que comúnmente se achaca a las las cervicales. La causa es que se produce compresión de los nervios y las arterias por los cambios degenerativos en las vértebras, así como una descompensación entre el oído, la vista y los movimientos del cuello cuando lo tenemos inmóvil por dolor o tensión excesiva, produciéndose la típica inestabilidad del mareo al mover el cuello.

Los mareos cervicales pueden mejorar si se tratan las causas que producen los problemas cervicales pero, además, se pueden aplicar algunos remedios como tratamientos con frío y calor en el cuello; no realizar movimientos bruscos o ejercicio excesivo, acudir al fisioterapeuta para que nos trate el problema cervical… Como ves, es muy útil identificar un mareo y diferenciarlo del vértigo.

Dr. Martinez-Monche

El Dr. Martínez-Monche, fundador de Ototech, es licenciado en Medicina y especialista en Otorrinolaringología por la Universidad de Padua, Italia. Su trayectoria profesional está marcada por la innovación y la aplicación de las técnicas más revolucionarias en el tratamiento de los problemas auditivos como la hipoacusia y los acúfenos.