Direct access to content

¿Qué es un acúfeno?

Un acúfeno (también conocidos como tinnitus) es una alteración del sistema nervioso que hace que una persona perciba sonidos sin que exista un estímulo externo que lo provoque, es decir, son ruidos o zumbidos que únicamente los oye la persona afectada y se producen sin estimulación de la cóclea desde el exterior, por lo que denota una disfunción a nivel del oído interno. Todo el mundo puede padecer acúfenos, sin importar edad o sexo. Un 8% de la población está afectada por esta afección.

  • Los acúfenos afectan a unos 3,5 millones de personas en España y a unos 25 millones en toda la Unión Europea.
  • La incidencia de los acúfenos se incrementa con la edad, siendo más habitual su aparición a partir de los 45 años.
Estadísticas de los afectados:picto
Cómo se presenta el acúfeno:

Esta patología puede presentarse de Forma Unilateral, cuando afecta a un oído, o de Forma Bilateral, cuando afecta a ambos, raramente de forma fluctuante.

Generalmente, los acúfenos o tinnitus se perciben de diversas formas. Cuando se trata de tonos sencillos, podemos clasificarlos como: tono grave o agudo, grave de oído medio y grave de oído interno. En caso de que se trate de ruidos complejos, similares a los ruidos comunes, pueden ser: pitidos, zumbidos, timbres, tintineos, siseos, sonidos del mar, una televisión sin señal, incluso como campanas, grillos o silbidos.  Por último, podemos percibir los acúfenos como sonidos pulsátiles, es decir, que van al unísono con el pulso cardíaco. En este caso, el acúfeno se presenta como chasquidos, palpitaciones e incluso golpes.

Tipos de Acúfenos:
  • Acúfenos objetivos: son sonidos reales, con un origen mecánico, que nacen en el mismo oído o a su alrededor. En este tipo suele ser fácil identificar qué los provoca. Habitualmente se describen como vibratorios y pueden deberse a diferentes causas.  En estos casos, se trata de un acúfeno de tipo pulsátil, que se sincroniza con el pulso, y que provoca molestias en la audición a la persona que lo padece.
  • Acúfenos subjetivos: son los que se producen más habitualmente. En general, no son vibratorios y no tienen un origen mecánico. Por esta razón, decimos que vienen motivados por una excitación y/o conducción nerviosa producida desde cualquier punto del oído hasta la corteza auditiva.

Su origen

Los acúfenos no tienen un origen único y específico. Suelen originarse por la suma de varios desencadenantes y pueden afectar a cualquier persona. Las razones más comunes son las infecciones víricas, problemas vasculares, cambios hormonales, el consumo de algunos medicamentos y traumas acústicos. Es esencial determinar el tipo de acúfeno que presenta el paciente para sugerir las causas que lo han podido provocar.

Las causas más habituales que producen acúfenos son varias. Desde un infarto o embolia en el oído, otitis repetidas, vértigo de Ménière, un tumor en el nervio acústico, infecciones víricas y bacteriana, hasta el consumo de algunos medicamentos (ototoxicidad) o los cambios hormonales habituales en las alteraciones de ciclo, pasando por una lesión en las células neurosensoriales o una afectación en el córtex cerebral auditivo.

Factores de riesgo:
  • El estrés, el cansancio o la ansiedad son algunos ejemplos de causas que pueden provocar esta dolencia. Con el agitado ritmo de vida que llevamos actualmente, es inevitable no sufrir algunos de estos signos. Estos factores están en nuestras manos, pero existen otros, que no dependen de nuestra actuación.
  • Una exposición continuada a sonidos de alta intensidad o el uso frecuente de auriculares para escuchar música, la televisión o la radio, también suponen un riesgo.
  • El consumo de sustancias tóxicas y los problemas de colesterol o de hipertensión aumentan las probabilidades de que se pueda llegar a dar esta afección.
  • Los cambios meteorológicos, el ruido ambiental, etc. Provocan una mayor sensibilidad en nuestra capacidad auditiva y ponen en riesgo su buen funcionamiento.
  • La práctica de actividades con cambios bruscos de presión (submarinismo, paracaidismo, escalada, etc.).

Síntomas

La mayoría de las personas que padecen acúfenos (tinnitus) experimentan un deterioro en su calidad de vida. Este deterioro depende de la intensidad del mismo acúfeno. Los signos que presentan las personas con acúfenos pueden ser varios: percepción del pitido o ruido, inestabilidad, dificultad para conciliar el sueño, pérdida auditiva, mareos, dolores de cabeza, sensación de agotamiento y ansiedad constante, etc.

Las personas afectadas por esta dolencia pueden presentar numerosos síntomas, tales como la ansiedad o la depresión. Estos desencadenan otros signos que se manifiestan en un bajo rendimiento laboral, una dificultad o incapacidad para conciliar el sueño, e incluso en una disfunción sexual. Esta sintomatología nos puede ayudar a revelar el origen que los provoca entre otras señales como la falta de concentración o el agotamiento psíquico.

Algunos datos:
  • En el 70% de los casos esta patología puede ir acompañada de una pérdida auditiva. Esto sucede debido a que las células responsables de generar la acción auditiva están generando el acúfeno, la cual es una función distinta a la que le corresponde.
  • En el 40% de los casos provoca una mayor sensibilidad a los sonidos externos (hiperacusia o algiacusia), ya que existen fenómenos de reclutamiento celular que provocan un aumento en la ganancia del estímulo que llega a las áreas auditivas corticales.
Riesgos de no tratar el acúfeno:

Es imprescindible acudir a un especialista al menor signo de disfunción auditiva. De este modo, se ayuda a realizar un buen diagnóstico y se previene un agravamiento del problema.

En caso de que el paciente no haya sido diagnosticado correctamente, puede verse expuesto a sufrir las siguientes consecuencias:

  • Repercusión en la salud mental del paciente.
  • Sensación de privación de libertad.
  • Trastorno del estado anímico.
  • Trastornos depresivos, obsesivos o de atención.
  • Reacciones emocionales: como ataques de pánico y ansiedad, trastornos del sueño, temor a perder la cabeza y/o extrema preocupación con los sonidos (obsesión).
  • Elevada excitación.
  • Pérdida de atención, por centrarse únicamente en el acúfeno (tinnitus).

Pide una cita

OTOTECH Barcelona Paseo de Gracia 42, 3º2ª08007 Barcelona Tel. 93 249 00 90
Conde de Aranda 15 (MIP SALUD) 28001 MadridTel. 91 147 00 47 
top doctors ototech
(*) Opcional