Muchos de nosotros utilizamos auriculares durante gran parte del día: lo hacemos durante nuestros desplazamientos, en la oficina o mientras practicamos deportes. Pero ¿puede este uso prolongado provocar daños en nuestra audición? Lo cierto es que la respuesta es rotunda: sí, puede. Tanto es así que muchos expertos achacan el envejecimiento prematuro de la audición al creciente uso de auriculares.

Por otra parte, un estudio publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, reveló hace algunos años que los efectos sobre el sistema nervioso de escuchar música con auriculares a un volumen alto son similares a las lesiones provocadas por la esclerosis múltiple. Concretamente, la investigación detalla que someterse de forma continuada a unos niveles de ruido por encima de los 110 decibelios destruye las membranas aislantes de las fibras nerviosas que transportan las señales auditivas desde el oído hasta el cerebro. Estas membranas, llamadas vainas de mielina, son las mismas que la propia esclerosis múltiple ataca, en este caso debido a un problema en el sistema inmunitario. En cualquiera de los dos supuestos, las secuelas a largo plazo pueden llegar a provocar sordera total.

¿Cómo debemos utilizar los auriculares?

La Organización Mundial de la Salud advierte de que el nivel de sonido seguro depende de la frecuencia y la duración de la escucha, así como del volumen y la intensidad del sonido. De esta forma, para evitar sufrir daños en los oídos como pérdida auditiva (hipoacusia) o acúfenos o tinnitus, es necesario seguir una serie de recomendaciones a la hora de utilizar auriculares.

  • A la hora de escoger unos auriculares, es recomendable que elijas unos de diadema. Al no introducirse en el oído, el impacto del sonido será menor.
  • Si utilizas auriculares de los que se introducen en el oído, es importante que no presiones demasiado a la hora de ponértelos. Debes ser capaz de poder girarlos con los dedos fácilmente.
  • El volumen debe ser siempre moderado, de manera que no se escuche nunca el sonido fuera de los auriculares. Por otra parte, cuanto más alto sea el sonido, menos tiempo se debe estar expuesto a él. Ten siempre presente que el hecho de que el sonido no sea molesto, no quiere decir que este sea seguro.
  • Escoge unos auriculares que te protejan del ruido externo. Esto, además de mejorar la calidad de la escucha, evitará que tengas que subir el volumen cuando te encuentres en un entorno ruidoso.
  • No compartas los auriculares con otras personas, ya que las bacterias que se encuentran en su interior podrían provocarte una infección.
  • Si al quitarte los auriculares sientes una especie de zumbido de oído, esto podría ser una señal de que estás sufriendo fatiga auditiva. Si esto se produce, además, con asiduidad, será necesario que consultes con un especialista para asegurarte de que no estás sufriendo algún tipo de lesión.

Si estás sufriendo problemas auditivos, en Ototech podemos ayudarte a mejorar los síntomas y recuperar tu calidad de vida. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso y te explicaremos qué podemos hacer por ti.