Se conoce como acúfeno, toda sensación de ruido o zumbido interno dentro del oído o de la cabeza, sin que aparentemente sea originado por causas reales. Se trata de ruidos persistentes o intermitentes, que pueden aparecer por razones clínicas, traumáticas o psicológicas. Se trata de una molestia muy común, y según el tipo de acúfeno, puede tratarse de una circunstancia puntual o de una condición crónica, siempre y cuando no se trate de forma adecuada.

Tipos de acúfenoS

Según sus causas, existen dos tipos de acúfenos, que se pueden clasificar en acúfeno objetivo o acúfeno subjetivo.

Acúfeno objetivo

El acúfeno objetivo es el ruido interno en el oído o en la cabeza causado por razones somáticas, es decir, se origina en alguna zona del cuerpo. Este tipo de ruido es percibido tanto por el paciente como por el profesional, al examinar los oídos con un instrumental específico. Algunos ejemplos de este tipo de acúfeno son los zumbidos o ruidos causados por el latido del corazón, el rechinar de los dientes o la respiración. Son fácilmente identificables según la naturaleza del ruido.

De este modo, si la persona percibe un sonido rítmico, probablemente se deba a un origen circulatorio, por ejemplo, en el caso de los latidos del corazón o de una anomalía en la circulación de la sangre. Otro tipo de acúfeno objetivo se presenta en forma de zumbido, que tiene su origen generalmente en contracciones musculares procedentes del oído medio o del paladar. Por último, otro tipo muy común son los causados por la respiración, que son percibidos por la persona como un silbido originado por el paso del aire.

Los acúfenos objetivos, al ser causados por una razón somática, tienen fácil solución, ya que al resolver el problema corporal que origina el ruido, se elimina el acúfeno de forma definitiva.

Acúfeno subjetivo

El acúfeno subjetivo, es aquel ruido o zumbido interno que no tiene una causa externa, es decir, su origen no es somático. Se trata de un tipo de ruido que solo la persona afectada puede percibir, y que no se trata de un ruido real, sino de una sensación ficticia. Entre sus causas, encontramos aquellas de origen físico, como un problema en el oído interno, por ejemplo, líquido atrapado en el interior, una lesión en la mandíbula, un tapón de cerumen impactado, o alguna patología causada por el exceso de medicamentos (ototoxicidad).

Por otra parte, este tipo de acúfeno puede ser causado por razones psicológicas, debido a problemas como la ansiedad o la depresión. El sistema nervioso puede enviar estímulos al cerebro, que provocan esta sensación ficticia de ruido o zumbido. Normalmente, estos acúfenos son mucho más intensos que los acúfenos objetivos, y pueden provocar problemas de sueño y angustia persistente, lo que incapacita a la persona en su vida diaria.

Al no existir una causa real, este tipo de acúfeno es un caso más complicado de tratar, y en casos extremos puede llegar a cronificarse. Además, si la razón es una causa psicológica, el tratamiento pasa por llevar un estilo de vida saludable, mantener una correcta higiene del sueño y una alimentación equilibrada, siempre acompañado de un tratamiento médico acondicionado a la naturaleza de cada paciente.

En cuanto al tratamiento existente para los acúfenos, se ha de realizar un diagnóstico y protocolo personalizado para cada paciente. En Ototech tratamos los acúfenos mediante la técnica de Electroestimulación Coclear Transmastoidea (ECT), ofreciendo un tratamiento adaptado a cada paciente, con el fin de identificar las posibles causas y orígenes del ruido interno, para así poder tratar y dar solución a cada caso. La Terapia OTOTECH tiene una duración de 15 sesiones (8 semanas aproximadamente), es indolora, no es invasiva y no tiene efectos secundarios. Hasta hoy, un 61% de los más de 1.000 pacientes tratados han logrado eliminar sus acúfenos o reducir notablemente el ruido, hasta poder volver a disfrutar del silencio. Para un diagnóstico más detallado, pide una cita en tu centro Ototech más cercano.