Existen diversos estudios que demuestran una relación muy estrecha entre la ansiedad y las crisis de acúfenos. Cuando la persona está tensa o estresada, el sistema nervioso autónomo desencadena una serie de respuestas fisiológicas, entre las cuales se encuentran, el aumento de la presión cardíaca, la sudoración excesiva y los acúfenos. A su vez, también es cierto que la aparición de los ruidos, produce un intenso estado de ansiedad en los pacientes.

En ambos casos, reducir la ansiedad y lograr relajarse se convierte en una necesidad primordial para las personas con tinnitus. Por esta razón, a continuación indicaremos una serie de infusiones relajantes y consejos que pueden ayudarte a reducir la ansiedad y superar esos momentos de crisis.

5 infusiones para los acúfenos muy efectivas

La naturaleza brinda sus remedios en forma de plantas y hierbas que pueden resultar muy efectivas a la hora de reducir la ansiedad y aliviar o prevenir sus síntomas, atenuando también las crisis de acúfenos.

1.    Infusión de hojas de ginkgo biloba

Se prepara hirviendo una cucharada de hojas de esta planta en una taza de agua. Una vez colada la infusión y enfriada, se puede tomar una taza al día. El ginkgo es efectivo porque aumenta la circulación hacia el cerebro. Además, es una planta que tiene, entre otros, los siguientes efectos:

  • Combate la depresión.
  • Estimula la memoria.
  • Protege el sistema neuronal.
  • Reduce los mareos.
  • Reduce el embotamiento mental provocado por el estrés.

2.    Infusión de jengibre

Se prepara vertiendo una cucharada de raíz de la planta en una taza de agua hirviendo. Puede tomarse una taza al día. El jengibre ayuda a aliviar los acúfenos debido a que es un potente estimulador de la circulación sanguínea y actúa regulando la presión arterial. Cuando además de los ruidos, se notan molestias en los oídos, masticar raíz de jengibre, puede ayudar a reducir esa presión.

3.    Infusión de semillas de sésamo

Se prepara vertiendo una cucharada de semillas en agua hirviendo. Estas semillas son muy ricas en calcio, minerales y vitaminas los cuales, entre otras propiedades, ayudan al metabolismo, fortalecen el sistema inmune y equilibran los líquidos del cuerpo.

4.    Infusión de muérdago

Se prepara echando a hervir una cucharada de muérdago picado en una taza de agua. Puede tomarse una taza al día. El muérdago regula el ritmo cardíaco y la hipotensión. Su efecto relajante nos aliviará en las crisis de tinnitus.

5.    Infusión de geranio

La infusión de geranio puede reducir la frecuencia de las crisis de acúfenos e espaciarlas aún más en el tiempo. No solo se puede tomar, sino que es muy efectiva para aplicarla en forma tópica en los oídos, una operación que se puede realizar tres veces al día con ayuda de un gotero. Las gotas de homeopatía son aún más efectivas.

Además de recurrir al uso de estas infusiones para los acúfenos, es recomendable adoptar hábitos relajantes en nuestro día a día. Por ejemplo, acudir a un masajista o realizar ejercicios que relajen los músculos del cuello y los hombros, practicar ejercicios como el Tai Chi o el Yoga. Finalmente, es conveniente también visitar a un dentista para descartar trastornos mandibulares.