Tener un oído sano no consiste únicamente en escuchar bien o en no sentir dolor. Muchas veces, sufrimos afecciones en el oído, que son comunes y más o menos frecuentes, que deberíamos saber identificar.

¿Quién no ha experimentado ruidos, sensación de tapón, mareos o un dolor repentino en el oído en alguna ocasión? Debemos prestar atención a cualquiera de estos signos o anomalías, y acudir al menor síntoma a un especialista. De este modo evitaremos que nuestra afección siga evolucionando y minimizaremos el riesgo de no estar atendidos por un profesional.  

Síntomas y posibles trastornos en el oído

Infecciones, inflamaciones o malformaciones pueden afectar al oído a lo largo de nuestra vida. Presentamos cinco procesos sintomáticos y sus posibles patologías.

  1. Si aparece dolor en los oídos, sensación de obstrucción dentro del mismo, supura, vértigo, fiebre o mareos puedes estar sufriendo de otitis. Desde una infección por un resfriado común, hasta la entrada de agua o de algún objeto en nuestro oído, puede derivarse en este tipo de infección. Por ello, y por la propia sensibilidad ante agentes externos, no se recomienda el uso de bastones de limpieza para eliminar cera o agua, ya que puede dañarse el conducto auditivo externo.
  2. Ataques o episodios de vértigo, problemas de equilibrio, náuseas, pitidos o zumbidos en los oídos es posible que sean síntomas del trastorno de Ménière. Este problema se produce por una acumulación de líquido en el oído interno, lo que hace que la presión aumente y que llega a afectar incluso a la audición. En algunos casos, los episodios de vértigo son tan severos, que el paciente pueda llegar a sufrir caídas.
  3. Síntomas de mareos, vértigos o vómitos pueden señalar una posible neuritis vestibular. Esta enfermedad consiste en la inflamación del nervio vestibular que se encuentra en el oído interno.
  4. Una notable pérdida de capacidad auditiva, en personas de más de 75 años, zumbidos o pitidos en los oídos puede deberse a presbiacusia. Esta sordera es progresiva y el causante es el envejecimiento.
  5. En el caso de que el problema sean pitidos en los oídos o zumbidos constantes, acompañados o no de una pérdida auditiva, estaríamos presentando síntomas de Acúfenos o tinnitus.

¿Escuchas ruidos o pitidos? Entonces deberías leer esto

Si llevas tiempo percibiendo un ruido extraño (pitidos o zumbidos) que parece estar ubicado en tus oídos o en tu cabeza, y repercuten negativamente en tus hábitos y calidad de vida, entonces es posible que sufras acúfenos (tinnitus). Este trastorno auditivo puede afectar a uno o a ambos oídos, y es percibido con mayor intensidad durante la noche o en momentos de silencio. Además de los propios pitidos, el dolor de cabeza, la falta de concentración, el insomnio o los cambios de humor, están presentes también en este cuadro clínico.

Sea más o menos molesto, ante el primer síntoma de un problema en el oído, es imprescindible acudir a un especialista para determinar un buen diagnóstico y así encontrar la mejor solución a nuestro problema.